art foro

Según la  encuesta mundial elaborada por PwC (PricewaterhouseCoopers)entre los presidentes y consejeros delegados de más de 1.300 empresas de todo el mundo presentado en el Foro,  revela que solo el 37% de los encuestados esperan una mejora de la situación económica mundial, lejos del 44% del año 2014, y un 17% estima que la actividad mundial caerá, el doble que hace un año.

Las esperanzas puestas en una pujante recuperación mundial no se han materializado. Las señales de la “dramática” mejora que anticipaba Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), en este mismo foro hace un año  no se han hecho realidad. La brecha entre los grandes bancos centrales se agranda y esas tensiones se empiezan a reflejar en el mercado de divisas. El Banco Central de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra subirán probablemente las tasas de interés este año, aunque de forma modesta. Mientras, el BCE, el Banco de Japón y el Banco de China proporcionarán más estímulo a sus economías.Los banqueros centrales admiten que la divergencia en la política monetaria entre EE UU y la zona euro, principalmente, pondrá a prueba el sistema financiero diseñado tras la crisis del 2008, por un lado y por otro, provocará una reubicación de los flujos de capitales en todo el mundo.

La caída del precio del petróleo y el crecimiento de Estados Unidos no son la cura para la debilidad que sufre el resto de la economía global, y en concreto América Latina. El recorte que el FMI hace a la región es considerable, al dejar el crecimiento previsto en el 1,3% para este año. El FMI confía en que repunte al 2,3% en 2016, pero también en este caso es medio punto menos de lo anticipado en octubre del año pasado.Pese a todo, irá aún más rezagada frente al crecimiento global de la economía mundial, que se prevé en  un 3,5%  (2015) y un 3,7% (2016).La rebaja se debe sobre todo al brusco frenazo de Brasil, la primera economía de la región. El FMI rebaja la previsión de crecimiento a solo el 0,3% para este año y el 1,5% en 2016.América Latinapuede sufrir un triple golpe derivado de la apreciación del dólar, del alza de las tasas  de interés en EE UU y de una mayor volatilidad en el flujo de capitales.

En este escenario negativo, la excepción entre las grandes economías es Estados Unidos. El FMI le revisa al alza el crecimiento para colocarlo en el 3,6%  este año y en el  3,3% el próximo. Esta mejora en las proyecciones se atribuye al efecto del abaratamiento del petróleo en la demanda interna, a la moderación del ajuste fiscal y a las bajas tasas de interés. La apreciacióndeldólar, sin embargo, reducirálasexportaciones.

La rebaja de las previsiones de crecimiento por parte del FMI se ha convertido en un ritual que se repite cada tres meses de forma inquietante desde que comenzó la gran crisis económicaen el 2008. La economía China avanzará este año tres décimas menos de lo previsto en octubre, es decir, un6,8% y   6,3% en el 2016. La zona euro, por su parte, crecerá un 1,2% en 2015 y un 1,4% en 2016, lo que supone un recorte de dos y tres décimas respecto a la última estimación.Se espera un impulso de las nuevas medidas monetarias que apruebe BCE este año, como la compra masiva de deuda pública que se viene anunciando. En Japón,  ni siquiera la gran expansión monetaria llevada a cabo hasta ahora ha evitado la rebaja del consumo. Se ha reducido en dos décimas lo que esperaba  para este año, hasta dejar el aumento del PBI en  sólo el 0,6%.

Capacitación Especializada

banner curso agotado

Libros

book 2 narvaez

 

book 1

 

logoiiee

Número de Visitas
225981