art tiroleEl Nobel de Economía 2014, que oficialmente se denomina “Premio Banco de Suecia de Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel”, este año recae en el economista francés Jean Tirole (1953), por su análisis del “poder de los mercados y la regulación”.

En su argumentación, el jurado destaca que Tirole, uno de los economistas más influyentes de nuestrotiempo, ha arrojado luces sobre cómo se regulan los distintos sectores económicos dominados por pocas empresas, y sobre la capacidad de los gobiernos para fomentar la competencia.

Las investigaciones del profesor Tirole abarcan áreas como: la organización industrial, regulación, banca y finanzas, psicología y economía, finanzas internacionales, macro ymicroeconomía. Tras recibir su doctorado en Economía por el MIT (Massachussetts Institute of Technology) en 1981, trabajó como investigador en la Écolenationale des ponts et chaussées hasta 1984. Entre 1984 y 1991 fue profesor de economía en el MIT. Ha sido presidente de la Econometric Society en 1998 y de la European Economic Association en 2001. Actualmente sigue siendo profesor visitante del MIT.

El prolíficoTirole ha publicado más de 180 artículos científicos en economía y finanzas, así como ocho libros entre los cuáles se encuentran "La teoría de la Organización Industrial, "Teoría de Juegos", "Competencia en Telecomunicaciones" y "La teoría de las finanzas corporativas". Sus estudios son enormemente influyentes en la literatura académica sobre el poder de los mercados y la regulación. Es el octavo investigador en economía más citado en el mundo.

Tirole en el 2005, al referirse al mercado eléctrico sostenía “que no puede funcionar con solo tres o cuatro operadores. Para solucionar este problema abogaba por abrir a la competencia de otros países los distintos mercados locales”. Según su propio análisis, muchos sectores industriales están dominados por un pequeño número de grandes empresas o por un monopolio; si no se regulan, esos mercados producen “efectos socialmente indeseables”, como precios más elevados que los costos o compañías poco productivas que sobreviven bloqueando la entrada de nuevos competidores. “Sin regulación fuerte, no hay liberalización eficaz”, sentenciaba.

Si bien es partidario de la liberalización de servicios, que genera menores precios, esto sólo será posible si está soportada por una regulación eficiente y un regulador independiente. El trabajo de Tirole plantea otras preguntas. ¿Qué actividades debe llevar a cabo el sector público? ¿Qué consecuencias tiene abrir los monopolios estatales a inversores privados?. ¿Cómo debería lidiar un gobierno con fusiones de empresas o cárteles y cómo debería regular los monopolios?. ¿Cómo legislar a las empresas con posiciones dominantes en el mercado?.

En las últimas tres décadas, ha prevalecido la idea de que los mercados se “autorregulan”, de que las instituciones financieras manejan bien sus riesgos, de que los mercados son profundos y sus riesgos se distribuyen “correctamente”. Por tanto, el Estado no debe entrometerse a regular a los agentes económicos pues el “mercado” acomoda de manera natural las cosas. Sin embargo, el apocalipsis financiero de 2008, se produjo en pleno apogeo de esa creencia, que originó la larga recesión mundial de la cual muchos países aun no logran salir, según el último informe del FMI. La vida económica y social de una sociedad se rige por leyes, que no pueden autorregularse, deben ser emitidas por alguien, por un poder del Estado independiente. Sin duda, la teoría del profesor Tirole refuerzan fuertemente esta tesis neokeynesiana ***.

Libros

book 2 narvaez

book 1

 

logoiiee

Número de Visitas
269133